¿Qué tal el verano? espero que muy bien tod@s, que hayáis podido recargar las pilas para los meses de invierno que nos esperan y sobre todo que disfrutarais estuvierais donde estuvierais. Por las redes sé que todavía hay mucha gente de viaje o en la playa, pero no quería esperar más para traeros este postre absolutamente delicioso, suave, con una textura que se funde en la boca y además muy, muy fácil.

Esta mousse de chocolate blanco y mascarpone se puede preparar con antelación y como necesita unas horas de congelador para que alcance su textura, pues bien podemos servirlo el día que lo hayamos hecho o bien dejarlo reservado para un día que necesitemos un postre especial. ¿No estáis deseando ya saber cómo se prepara? ¡Pues vayamos con la receta!

Mousse de chocolate blanco y mascarpone

Ingredientes

  • 190 g de cobertura de chocolate blanco
  • 125 g de mascarpone
  • 230 g de nata semimontada
  • 4 g de hojas de gelatina
  • Frambuesas para decorar

Comenzaremos hidratando las hojas de gelatina, para ello ponemos estas en un bol con agua muy fría y las dejamos en remojo durante quince minutos.

Montamos la nata ligeramente, es decir que este montada, pero no dura como si fuera para decorar con manga. Reservamos.

Calentamos el queso mascarpone dos minutos en el microondas a 800 W y le añadimos la gelatina escurrida. Derretimos el chocolate blanco con cuidado en el microondas o en un baño maría.

Mezclamos el queso mascarpone con el chocolate blanco y le añadimos cuidadosamente, cuando esta mezcla esté a 40 º, la nata semimontada.

Rellenamos unos aros de pastelería o bien, si queremos en tamaño grande, un aro de 18 cm de diámetro, y los congelamos durante un mínimo de seis horas. Para desmoldarlo lo dejamos unos minutos a temperatura ambiente y pasamos con una espátula a un platillo de servir. Decoramos con frambuesas frescas y servimos cuando se haya descongelado.

Nº de comensales | 6 personas
Tiempo de elaboración | 25 minutos + tiempo de congelación
Dificultad | Fácil

 

 






Trucos y consejos:

•Para que desmoldar la mousse sea más fácil, también podéis pasarle ligeramente un poco de calor con un soplete de cocina alrededor del aro.
•Debéis de tener cuidado al derretir el chocolate blanco al baño maría de que no entre agua en el interior del cazo donde se encuentre el chocolate, cualquier gota o posible humedad podría arruinar vuestra cobertura.
•Si no disponéis de aros podéis prepararlos en unos ramequines chulos, entonces no los desmoldaríais, simplemente los servís con unas frambuesas en su superficie

 





Y ahora sí, quería también compartir con vosotros una noticia que para mi es muy importante. Como muchos sabéis voy a empezar mi segundo año en la Escuela de Pastelería ITEPPA, dentro de su programa educativo tienen intercambios con pastelerías en el extranjero como Harrods, Laduree y otras tan importantes en nuestro país como Bubó, pues bien, este lunes 1 de septiembre me voy a hacer una estancia de quince días al obrador de Laduree en Londres, sí!! ¡quince días viendo como trabajan y trabajando yo con ellos en uno de los iconos de la pastelería mundial! ¡¡¡¡aún no me lo puedo creer!!!Así que ya os contaré muchos detalles, como me ha ido la experiencia, cosas que aprenda y como no, si puedo enterarme, algún que otro secretillo de sus famosos macarons y sus deliciosos pastelitos con ese “charme” tan francés.

Un beso a todos, nos vemos en quince días!!!

 

Comparte si te ha gustado!Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn