¿Sabéis cuando una receta ya os entra por los ojos solo con un primer vistazo? Pues eso es lo que me ha pasado a mí cuando leí ésta que me había mandado una presentadora de Thermomix a través de mi hermana.

 

Y es que las galletas de Nutella a parte de ser bonitas saben a gloria, sobre todo si os gusta el sabor de las avellanas, pues resultan increíbles cuando llegas a la parte central donde te encuentras la decoración con la crema de cacao, ahí el sabor se multiplica y hacen que sean unas pastas muy adictivas, vamos de las que no puedes tomar una sola.

 

Encima, siempre me gusta más hacer galletas de las de cortar puesto que con las tipo cookies ya me ha pasado alguna vez de conseguir una megagalleta en el horno, pues tienden a expandirse mucho y es más difícil controlar el tamaño y las proporciones.
Por eso os recomiendo que las probéis, y si no tienen mucho éxito las avellanas entre los peques de vuestra casa, pues hacerlas sin decorar solo cortándolas con un cortador simpático.
Os pongo la receta para hacer de forma tradicional y con el Thermomix, que para eso era una receta de su presentadora 😉

 

Galletas de Nutella

Ingredientes para unas dos docenas

 

  • 200 g de harina o harina de maíz si es para celiacos
  • 100 g de azúcar
  • 50 g de Nutella + 25 g para decorar
  • 100 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 huevo L
  • Avellanas, peladas y crudas enteras ( tantas como galletas)

– Batir la mantequilla con el azúcar y la Nutella ( 30 sg, vel 4). Añadir el huevo e integrarlo bien con los otros ingredientes ( 10 sg, vel 3).
– Incorporar la harina e ir haciendo una masa blanda pero no pegajosa (20 sg, vel 4).
– Estirar la masa entre dos papeles de horno y dejarla enfriar en la nevera un mínimo de media hora.
– Precalentar el horno a 180 grados. Ir cortando la masa con un cortador y disponer las galletas encima de una placa de horno con papel pergamino. Añadir un poquito de Nutella en el centro y colocar una avellana.
– Hornear durante 15 minutos o hasta que las veamos tostaditas. Dejarlas enfriar encima de una rejilla.

 

En el caso de estas galletas extenderlas lo más finas que podáis, lo justo para que después al sacarlas de la placa no se os rompan, como con un grosor de 0,4 mm.
A mí la forma más fácil para echar la Nutella por encima fue poniendo una poca en una manga pastelera pequeña o en una bolsa de congelados y decorándolas haciendo como un rollo pequeño donde disponía la avellana.
Espero que os gusten si las hacéis. En mi casa nos han encantado a todos, incluso a los que no son muy galleteros.
Fuente : Joana  Mesegué
Felices vacaciones a todos!!
Comparte si te ha gustado!Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn