Decían que los financiers se llamaban así porque asemejaban lingotes de oro, pues bien, estos bizcochitos que tanto les gustaban a los hombres trajeteados, clientes de la Bolsa de Valores de París, hoy resulta que son una receta de aprovechamiento ideal para no tener que tirar aquellas claras de huevo que muchas veces nos sobran de otras preparaciones.

Con un suave sabor a almendra y mantequilla, resultan perfectos por su tamaño para acompañar un café o un té a media tarde. Hoy le he cambiado la tradicional almendra por avellana molida resultando una mezcla deliciosa, incluso menos pesada que otras recetas originales.

 

Financiers de avellana

 

Ingredientes para una docena de financiers

 

  • * 150 g de azúcar glas
  • * 50 g de avellana tostada molida
  • * 5 claras de huevo
  • * 80 g de mantequilla
  • * 60 g de harina con levadura incorporada
  • * 50 g de avellanas tostadas

Comenzaremos derritiendo la mantequilla en un cacito a fuego lento hasta que se torne de un color tostado claro, casi como del color de las avellanas, reservamos. Precalentamos el horno a 180 grados.

En un bol mezclamos el azúcar glas, las avellanas molidas, la harina con levadura y añadimos las claras de huevo mezclando todo bien.

Le añadimos las claras de huevo y por último la mantequilla clarificada. Vertemos esta masa en el molde de financiers o en otro que tengáis para muffins o magdalenas engrasados con mantequilla.

Machacamos en una bolsa de plástico las avellanas con un rodillo en trozos gruesos. Repartimos por la superficie de cada financier y horneamos durante veinte minutos.

 

Si os han gustado y queréis más recetas de financiers no os perdáis estas que os dejo:

* Financiers con lemon curd

* Financiers de mandarina y semillas de amapola

Financiers de chocolate y frutos secos

 

 

 

 

Comparte si te ha gustado!Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn