Dulce manjar, cremoso, liso, azúcarado, de color moreno y aroma tentador, así es el dulce de leche que os traigo hoy.

 

Cuantas veces hay cosas que podemos comprar pero nos empeñamos en hacerlas nosotros mismos aunque sea engorroso, complicado, lento y realmente “no compense”. A mí me pasa frecuentemente desde jabones caseros, hasta asar pimientos rojos, preparar todo tipo de mermeladas y dulces de membrillo etc,etc y hoy me ha dado por hacer dulce de leche casero.

La verdad es que es muy sencillo, solo necesitas tiempo y vigilarlo cada poco para darle unas vueltas y que no se nos pegue. El sabor es muchisimo mejor que el comprado para mi gusto demasiado dulzón y empalagoso, pero de forma industrial. El casero es dulce no os voy a decir que no, pero es un azucarado natural, con un saborcito entre caramelo y leche condensada que solo lo podemos obtener con mimo y tiempo.

Aquí no esta tan extendido el usar dulce de leche como en Latinoamérica donde lo emplean para añadir a todo tipo de helados, tortitas, bizcochos y demás. La verdad es que unas simples galletas maría con un poquito de dulce de leche por encima se pueden convertir en un bocado exquisito.

 

 

Dulce de leche casero ( para unos 400 ml )

Ingredientes:

  • 1 litro de leche entera
  • 400 gramos de azúcar
  • Media vaina de vainilla o media cucharadita de esencia de vainilla
  • Una pizca de bicarbonato sódico

En un cazo poner la leche, el azúcar, la vainilla y la pizca de bicarbonato. Remover a fuego medio para que se disuelva el azúcar. Cuando la leche parezca que quiere comenzar a hervir bajar el fuego ( en mi cocina del 1 al 9, lo tuve todo el rato a 3 de potencia) y cocer durante dos horas y media removiendo cada poco para que no se pegue. Nos tiene que quedar como la mitad del líquido que había al principio pero color caramelo y bien espesito.
Cuando pase el tiempo y ya haya espesado, retirar del fuego y seguir removiendo unos minutos hasta que haya enfriado un poco.

 

El bicarbonato sódico es para darle color, no se debe echar en exceso pues oscurece demasiado el dulce de leche. Una vez frío guardarlo en un tarro hermético en la nevera y consumirlo en unas dos semanas.

Buena semana a todos.

ESTHER

Comparte si te ha gustado!Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn