Desde luego, cuando una clasifica las confiterías por la calidad de sus bombas, cuando en una no entra porque no las preparan, cuando a otra ya le he puesto un cero porque suelen estar duras, eso quiere decir que estáis ante una auténtica fanática de estos pasteles. Son mis preferidos sin duda. Mi perdición apareció el otro día cuando me regalaron un libro de repostería y traía la receta. Cómo por arte de magia y mezclando los ingredientes como mandaba Ana, salieron como unas veinte maravillosas bolas de Berlín, todas en mi casa en una bandeja, con su crema, del día … me parecía un milagro. No, no me he vuelto loca, esto sólo lo entenderá él que sea fan total de estos pasteles.
El fantástico regalo que me hizo mi cuñado era ni más ni menos que el nuevo libro de Ana de Las recetas de mamá, que se llama “DULCES Y POSTRES”. Viniendo de ella, donde todas las recetas son un éxito, era compresible que mis bombas no fueran un fracaso y que estuvieran deliciosas, tanto que me he hecho la promesa de no repetir esa receta en una temporada, si no que intentaré otras del libro más ligeras. Pero os soy sincera, no sé si lo conseguiré.
Bombas de Berlín
Ingredientes:
Para la masa de arranque:
  • 100 gr de harina
  • 3 cucharaditas de café de levadura seca instantánea
  • 100 ml de agua tibia
Para la masa:
  • 500 gr de harina de fuerza
  • Media cucharadita de café de sal
  • 50 gr de azúcar
  • La masa de arranque
  • 150 ml de leche a temperatura ambiente
  • 2 huevos L a temperatura ambiente
  • 60 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • Un chorrito de esencia de vainilla líquida
  • Aceite de girasol para freír
  • Crema pastelera, nata, chocolate para rellenar
  • Azúcar glas para decorar
Se prepara la masa de arranque mezclando los ingredientes y dejándola reposar tapada con film de cocina en un sitio cálido hasta que doble su volumen.
Después se mezcla 400 gr de la harina con la sal, el azúcar y se añade la masa de arranque, la leche, la vainilla y los huevos. Nos queda una masa pegajosa, ir añadiendo el resto de la harina poco apoco hasta conseguir una masa blandita pero que no se nos pegue.
Cuando quede suelta añadir la mantequilla en trocitos pequeños y amasar en una superficie enharinada durante 10 minutos. Dejar la masa en un bol tapada con un paño hasta que doble su volumen. En mi caso fue una hora y media.
Después volver a amasar para desgasificar. Extender la masa con un rodillo hasta obtener un grosor de 1 cm más o menos. Con un vaso o cortador redondo ir cortando círculos y disponerlos en una bandeja. Tapar con un paño ligero y dejarlos reposar durante veinte minutos.
Cuando pase el tiempo preparar una sartén honda con aceite de girasol abundante ( yo puse 1 litro en una olla de unos 20 cm de diámetro ) e ir friendo de dos en dos. Colocarlas en un bandeja plana con papel absorbente.
Rellenarlas con vuestra crema preferida y espolvorearlas con azúcar glas. Ya no os vuelvo a repetir más que están buenísimas, os lo prometo.

 

Quiero recomendaros, si os gusta la repostería, el libro “Dulces y postres” de Ana, lo he estado mirando con tranquilidad y me parece estupendo, con recetas de toda la vida como las que se aprenden de nuestras madres y abuelas y con el toque “Las recetas de mamá“, que es decir éxito seguro en cada una de ellas. Yo ya tengo el primer libro de ella y todo lo que he preparado a salido fantástico. Así que de cara a las Navidades ya tenéis un regalo con el que triunfar.

Buena semana a todos.Besos… ESTHER

Comparte si te ha gustado!Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn